¿Sabías que los Claretianos trajeron la devoción de San Judas a los Estados Unidos? 

En resumen, cuando nadie quería atender las necesidades pastorales de los inmigrantes mexicanos a principios de 1900 en Chicago, los Claretianos vinieron de Texas para atenderlos. Sin embargo, estas personas no podían adorar en otras iglesias de Chicago. Las primeras misas en español se celebraron en la cola de un tren.

 

La comunidad, inspirada por los Misioneros Claretianos, recurrió a la ayuda de San Judas para construir una iglesia y prometió que construiría un Santuario Nacional en su honor. ​

 

Y así sucedió ...

 

​Se erigió el Santuario Nacional de San Judas y, desde entonces, miles de personas han venido para orar, consolar y también a dar gracias por todas las intercesiones y favores recibidos. Una reliquia de primera clase está expuesta en el Santuario, que es un faro de esperanza para las personas de todo el mundo.

Esto no podría haber ocurrido sin los Claretianos. ​

 

Siempre es bienvenido/a a visitar el Santuario. Llámenos y estaremos encantados de mostrarle todo. Puede hacer una peregrinación, venir y orar y estar asombrado/a por la fe del Pueblo de Dios.

Además, como claretiano, acompañará a las personas por el camino de la esperanza y el consuelo al formar parte de la Liga de San Judas, de la que han surgido innumerables milagros, ministerios y misioneros.

Para más información sobre el Santuario, por favor haga clic aquí. ​

¡San Judas, ruega por nosotros! ¡San Antonio Claret, ruega por nosotros! ¡Inmaculado Corazón de María, ruega por nosotros! ¡Benditos mártires claretianos, rueguen por nosotros!