Search

¡ME GUSTAN LAS MUJERES DEMASIADO COMO PARA SER SACERDOTE!


Si piensas así, bueno, ¡alabado sea Dios! ¡Eso significa que eres un ser humano natural como todos los demás!

Uno de los comentarios más comunes de los jóvenes que están pensando en el sacerdocio y la vida misionera es que aman demasiado a las mujeres como para vivir sin ellas. También admiten que tienen miedo no poder mantener una vida de celibato. Bueno, hay personas que han sentido lo mismo, y de todos modos han tomado la decisión de seguir a Cristo y renunciar al matrimonio por el bien del Pueblo de Dios.

Tendemos a olvidar que hay algo más grande que nuestros temores aquí: Dios. Cuando Dios te llama, Dios te está haciendo una promesa de que Él te ayudará. ¡Y funciona! ¡Solo pregunta a los sacerdotes y hermanas religiosas a tu alrededor! Se sintieron de la misma manera que tú; sin embargo, tomaron la decisión de poner toda esa hermosa energía en obras de caridad, misericordia y amor. Lo que nos falta como seres humanos, Dios lo compensa en nuestro ministerio.

Si no estás seguro sobre el celibato, o si quieres entenderlo mejor, ve a un retiro de “Aguas Más Profundas” [Deeper Waters] en el que hablamos del voto del celibato. Ponte en contacto con un director vocacional aquí o visita www.myclaret.org.

El hecho de que ames demasiado a las mujeres es en realidad un regalo de Dios. Sin embargo, puedes ser llamado a cosas aún más grandes: ¡amar a todas las personas demasiado, como lo hace Dios! Por eso te llama a compartir ese amor con los no amados, los olvidados, los juzgados, los marginados. Toma el riesgo; ¡Ponlo en práctica y sé proactivo!

¡El solo hecho de que estés leyendo esto, podría ser la invitación de Dios para que seas un misionero!

#dondelcelibato #AguasProfundas #PueblodeDios #tomaelriesgo #hombresqueardenencaridad

0 views