El Camino de Discernimiento de Eduardo Lozano

Mi historia vocacional

Por Eduardo Lozano Ramírez

Eduardo está actualmente discerniendo una vocación con los Misioneros Claretianos acompañado por el Director Vocacional, P. Sahaya Rubiston, CMF “el P. Rubi ".

You can read this article in English here.


Como con muchas vocaciones, la mía comenzó dentro de mi familia. Nací el día de la fiesta de San Juan Diego Cuauhtlatoatzin en Jalostotitlán, Jalisco, México y fui bautizado con el nombre de Eduardo Lozano. Mi madre y yo vivíamos con mi bisabuela hasta que cumplí los cuatro años, cuando mi madre conoció a mi futuro padrastro. Se casaron y luego decidieron emigrar a Los Ángeles, California.


El primer recuerdo que tengo fue cuando tenía cinco años, jugaba celebrar la Misa. Tomaba mi caja de juguetes y puse mi tiro favorito encima, un rosario, un vaso de plástico amarillo lleno de jugo de uva y un plato pequeño con galletas Ritz. Ahora, no entendía el Ordinario de la Misa, así que pasaba de cantar el Gloria directamente a levantar la galleta y decir "este es el cuerpo de Jesús" y de la misma manera con el vaso. Me saltaba las lecturas porque eran aburridas y demasiado largas, solo quería levantar mi "hostia" y mi "cáliz" porque ese era el punto culminante de mis domingos por la mañana.


Durante mis años en las escuelas públicas fui intimidado y burlado porque quería ser sacerdote. Mis compañeros de clase nunca entendieron el fuego que ardía dentro de mí. Quería que amaran a Jesús tanto como yo, pero eso resultó en tener un grupo de amigos muy pequeño y muchos insultos. El única lugar donde que me sentí cómodo hablando de Jesús fue durante las clases de primera comunión, incluso allí sufrí intimidación. Pero nunca me sentí solo, sabía que estaba siendo llamado a algo más grande, algo que ninguno de ellos entendía, que ni siquiera yo entendía.


Comencé a tomar en serio mi vocación cuando estaba en el séptimo grado. Me uní al ministerio de acólitos; mi mayor deseo era estar en el altar al lado del sacerdote. En este momento, también comencé a asistir a Misa diaria, conocí personalmente a los feligreses y crecimos en amor y apoyo mutuos. Le estaba pidiendo a Dios que me diera respuestas afirmativas si este era mi llamado. Y en su gran misericordia, recuerdo ponerme la sotana para la Misa dominical y me llené de emociones. Entendí en el momento de la consagración que mi vocación es llevar la fuente del amor a cada individuo, católico o no.


Entonces, de inmediato, envié un correo electrónico a la Arquidiócesis de Los Ángeles pidiendo información sobre cómo ingresar al seminario. Creo que mi amor por el sacerdocio vino con las intercesiones de una dama de la que me enamoré de niño: María. La santa patrona de la ciudad en la que nací es Nuestra Señora de la Asunción, llevo su imagen siempre en mi corazón. Comencé mi solicitud para el seminario menor de la Arquidiócesis en noveno grado. Fui a visitar el seminario y me quedé admirado pensando que algún día ese sería mi hogar.



Nunca había visto a un sacerdote religioso, pensaba que todos los sacerdotes pertenecían a la Arquidiócesis. Después de mucha investigación llegué a descubrir que los sacerdotes y hermanos religiosos son algo que existe en la Iglesia Católica Romana. Inmediatamente no me gustaban porque hacen un voto de pobreza. Nunca tenía una vida privilegiada por decirlo así, pero el hecho de que tendría que vivir en condiciones probablemente peores que las de mi niñez, no me pareció el camino correcto. Entonces, rezaba día tras día rogándole a nuestro Señor que no me diera vocación a la vida religiosa. No quería irme de Los Ángeles para hacer trabajo misionero en un país donde no conocía a nadie ni siquiera hablaba su idioma.


Bueno, la verdad es que Dios realmente trabaja de maneras misteriosas. La hora de la verdad para mí fue el Congreso de Educación Religiosa en marzo de 2019. Estaba caminando por los puestos mirando no más. Eso sí, estaba decidido a convertirme en sacerdote diocesano. No buscaba unirme a ninguna de las comunidades religiosas presentes. Y de repente, como por la voluntad divina, mis ojos fueron atraídos por una imagen de San Toribio Romo, también nativo de Jalostotitlán. Y luego me entretuve por un sacerdote hablando sobre sus misiones. Estaba tan nervioso en ese momento que no recuerdo detalles de la conversación, solo recuerdo haber escrito mi información en una tarjeta y haber sido invitado a un Retiro "Come and See" [Ven y Verás] en la Misión San Gabriel. Pero me fui muy curioso de la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María.


Ya para el próximo mes, estaba haciendo las maletas para vivir con los sacerdotes en la Misión durante un fin de semana. Todo lo que puedo decir es que en mi corazón sentía la paz, sintía tan bien estar allí. Durante mi tiempo personal con el Santísimo Sacramento, todo comenzó a tener sentido cuando sentía que ardía el fuego interior. Me siento llamado a ser lo que dijo San Antonio María Claret describiendo quién es un Misionero Hijo del Inmaculado Corazón de María, "Un Hijo del Inmaculado Corazón de María es un hombre que arde en caridad y que abrasa por donde pasa. Que desea eficazmente y procura por todos los medios encender a todos los hombres en el fuego del divino amor. . "


Me sentí llamado a esta espiritualidad cuando me dieron la oportunidad de participar en el ministerio de las Posadas en Fresno, California. Fui sacado de mi zona de confort muchas veces, pero la experiencia en general fue una gran llamada de atención para mí. Vi la necesidad de acercar a Dios a las personas ahora más que nunca.


Con la ayuda y guía de Nuestra Señora y San José, sé que el plan de Dios se hará en mí mientras sigo discerniendo el camino hacia el sacerdocio con los claretianos. Humildemente les pido que nos mantengan a mí y a mis hermanos en sus oraciones para que podamos tener una gran cantidad de sacerdotes santos y justos. Paz y bendiciones.



¿Podrías ser llamado a una vocación de servir al pueblo de Dios como misionero? Visita www.myclaret.org para conocer más y ponte en contacto con un director vocacional quien con mucho gusto te acompañará en tu camino de discernimiento.

56 views