Mi amor a la Iglesia, la Virgen y la Santa Misa me llevó al sacerdocio

Updated: Sep 14


Soy el P. Esua Andrew Forka, cmf. Actualmente estoy trabajando en Quebec bajo la Provincia de Misioneros Claretianos de los Estados Unidos/Canadá.


Mi historia vocacional comienza cuando tenía 8 años en un pueblo llamado Mutengene en la región suroeste de Camerún en África occidental. Como el 5to hijo de una familia de 9, mis padres, debido a su fe, me inscribieron en la escuela primaria católica de San José en Mutenegene. Con el paso del tiempo, se desarrolló en mí un amor por la Iglesia y me inscribí como acólito. Me encantaba servir en la Santa Misa. Temprano en la mañana a las 4 a.m., recuerdo que solía caminar audazmente solo a la iglesia. La alegría interior que tenía al hacer esto me dio la fuerza para enfrentar todos los temores de lo desconocido que podría surgir.


A la edad de 10 años, se había desarrollado tanto amor en mi por la Santísima Virgen María, que después de cada Santa Misa, me encantaba sentarme donde estaba su estatua. Me arrodillaba y la miraba a los ojos con el deseo de que ella me mirara y parpadeara. Creí que ella me cuidaba y que estaba presente. Tenía una fuerte creencia en ella. A esa edad soñé mucho con ella y ella me visitó muchas veces en mis sueños y me dio algunos mensajes privados que son una realidad hoy en día en mi vida.


A medida que pasaba el tiempo, descubrí que cada vez que iba a la Santa Misa, sin importar mi asiento en la iglesia, ya sea detrás o al frente, siempre podía percibir el olor del vino de la Misa en un momento particular durante la consagración. En un momento empecé a sentir ese deseo de ser como el sacerdote. Este deseo siguió ardiendo en mí y nunca me dejó.


Cuando fui a la escuela secundaria, precisamente en la forma 2, un día cuando volví a casa después de la escuela, exhausto y cansado, fui a mi habitación a descansar. Aquí, no estaba durmiendo y no era un sueño, escuché una voz en esa habitación oscura que decía: "Ve y lee Mateo 10, 16". Todavía puedo recordar la luz brillante que alumbró esa habitación oscura. Como era adolescente lo descuidé. Después de dos semanas, la voz siguió recordándome que leyera ese versículo de la Biblia. Afortunadamente, conocí a algunas chicas jóvenes que leían la Biblia este día oportuno, ya que no estaba familiarizado con la Biblia y la voz me recordó que leyera ese versículo. Les dije audazmente a las chicas que me lo leyeran y se sorprendieron de que pudiera citar un versículo de la Biblia clara y precisamente. Cuando lo hicieron, me sorprendió.


Miren que los envío como ovejas en medio de lobos: sean, pues, precavidos como la serpiente, pero sencillos como la paloma. (Mt 10, 16)


Desde ese momento fui y conocí al director espiritual que me guió por todo. Con la ayuda del Espíritu Santo, entré en contacto con los claretianos en Nigeria que trabajaban en Camerún. Desde Nigeria me mudé a Camerún y hoy me encuentro en Canadá.


Que el nombre del Señor sea glorificado.


Los directores vocacionales, el P. Byron y el P. Rubi están listos para acompañarte en tu discernimiento y ayudarte a encontrar en un director espiritual si no tienes. ¡Ponte en contacto con ellos hoy!