Search

Tributo a Nuestras Madres

Updated: May 10

En honor al Día de la Madre, el Equipo de Vocaciones pidió a algunos de los Claretianos y a aquellos en formación que compartieran un poco sobre sus madres.

You can read this post in English here.

P. Fco. Javier Reyes, CMF

"No es posible que el hijo de tantas lágrimas perezca. Tu hijo se salvará." Esto es lo que un obispo le dijo a Santa Mónica después de notar cuánto tiempo pasó en oración constante pidiendo la conversión de su hijo Agustín. San Agustín, en sus Confesiones también dice que su madre oró por su conversión y que ella no se rendiría y, finalmente, Dios respondió a sus oraciones. Pasó 17 años en oración y ayuno por la conversión de su hijo sin perder la esperanza. ¡Qué valiosos son las lágrimas de una madre!


Mi madre se llama Angelina Rodríguez Márquez. Ella nació y creció en Valparaíso, Zacatecas, México. Ella es la séptima de 15 hermanos. A los 18 años se casó con mi padre, Vicente Reyes y juntos criaron una familia de 5. Mi madre se ha entregado toda su vida a su familia. Siempre cuidando a sus hijos en casa y siempre encontrando tiempo para Dios. Solo puedo describirla como una mujer, hija, hermana, madre y amiga increíble. Siempre admiro el amor que ella pone en todo lo que hace. Desde el primer momento en que le dije que me sentía llamado al sacerdocio, se convirtió en mi gran apoyo y compañera en la oración. Ella ha estado allí en los altibajos de mi camino respondiendo a Dios. He visto lágrimas de dolor y alegría en sus ojos mientras camina conmigo en esta aventura. Fue en el verano de 2010 cuando le dije que me unía a los Misioneros Claretianos. Vi lágrimas en sus ojos cuando dijo: “Ay, mijo… haz lo que tengas que hacer. Si esa es la voluntad de Dios". Así es ella y por eso es la persona que más admiro; siempre tratando de hacer la voluntad de Dios y poniendo las necesidades de los demás antes que las suyas.



Cuando se le preguntó qué consejo le daría a una madre cuyo hijo está discerniendo con los claretianos, ella dijo: “Nuestra responsabilidad como madres es apoyar y estar allí mientras nuestros hijos exploran las preguntas difíciles. Como madres debemos confiar en Dios, rezar y hacer su voluntad. Él guía y da la fuerza. ¡No hay otra manera!"


"No es posible que el hijo de tantas lágrimas perezca ..." Siempre estaré agradecido a Dios por mi madre que me ayudó a convertirme en el hombre que soy hoy. ¡Feliz Día de la Madre!

David Gutiérrez, CMF - Seminarista

Mi mamá se llama Rufina Gutiérrez. Ella nació en el estado de Guanajuato, México. Ella emigró a los Estados Unidos con mis hermanas y hermano en el año 1983. Ella es mi ejemplo de una fuerte fe y amor por la Iglesia Católica. Ella reza el rosario todos los días, lee libros relacionados con la fe y escucha la radio católica para seguir las devociones.


Cuando le dije que yo estaba discerniendo una vocación a la vida religiosa, ella estaba un poco escéptica, ya que estaba muy lejos de lo que cualquiera hubiera pensado que haría yo, pero finalmente me dijo que si era la voluntad de Dios, se haría realidad. Luego me dio su bendición y me dijo que hiciera mi parte y que Dios haría la suya.


P. Steve Niskanen, CMF

Mi madre, Mónica (nee Bonemeyer) fue una gran influencia en el desarrollo de mi fe como católico. Ella nunca me empujó en la dirección de entrar al seminario; de hecho, no recuerdo que ella haya planteado la posibilidad de que me convirtiera en sacerdote. Pero ciertamente proporcionó el ambiente amoroso en el hogar donde mi vocación podría arraigarse y crecer. Con los años, ella compartió historias conmigo y mis hermanos que nos ayudaron a centrarnos en una profunda creencia en Dios y su bondad. A menudo, ella nos contaba cómo, desde que era una niña, rezaba a Dios por un "esposo católico bueno y santo". Y luego, con una sonrisa en su rostro, contaba que estaba absolutamente convencida de que mi padre, Clarence, que en ese momento era un luterano tibio, era el hombre por el que había rezado, ¡y se lo decía a la cara! Mi madre era profeta, porque cuando yo tenía 14 años, mi padre tomó la decisión de convertirse en católico, ratificando un movimiento que había hecho en su corazón mucho antes.


Mamá también con frecuencia nos recordaba a los niños pasajes de las Escrituras a los que podríamos "aferrarnos" en tiempos difíciles. Entre estos estaban: Romanos 8, 28 "Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman"; y Filipenses 4, 13 "Yo lo puedo todo en aquel que me conforta". Y para poner todo en perspectiva, ella nos decía que, al final, lo que realmente importa es amar a Dios, salvar a nuestras almas e ir al cielo.


Ricardo Rangel, CMF - Seminarista

Esta es mi madre. Se llama Luz Maria Rangel. Ella es originaria de Pénjamo, Guanajuato, México. Durante muchos años, ella ha sido una fiel devota del rosario y de la Coronilla de la Divina Misericordia, los cuales reza con devoción todos los días.


Cuando le dije que los claretianos me habían aceptado y que entraría en su programa de formación, ella me dijo: “¿Qué bien he hecho yo para que Dios me haya dado esta bendición?” Lo que más admiro de ella es la fe pura y ciega que tiene en Dios y en Su Santísima Madre María. Ella dice que nada es imposible para ellos.


Estoy seguro de que el consejo que le daría a una madre cuyo hijo que está discerniendo su vocación religiosa sería: Si esa es su felicidad, ayúdelo a ser feliz.


P. Art Gramaje, CMF

Mi madre, Ursula Gramaje, es una sobreviviente. Cuando era adolescente, soportó la invasión japonesa de la Segunda Guerra Mundial en el norte de Filipinas. Esta experiencia alentó su ya fuerte voluntad. Esto le sirvió bien en los años que estuvo lejos de su familia cuando ella, mi padre y mi hermano se mudaron a los Estados Unidos.


Ella ha estado muy orgullosa de mí como sacerdote claretiano a lo largo de los años. Tuve la bendición de celebrar con mi familia y amigos los 50 y 60 aniversarios de bodas de mi madre y mi padre. No creo haber visto a mi madre tan orgullosa como en esos días especiales.


¡Que tenga un Día de la Madre llena de gracia mamá!


P. Byron Macías, CMF


De mi madre he aprendido la fe, a luchar por mis ideales y lo que es el amor incondicional: que lo perdona y lo puede todo. Mi mami se llama María Esther Gallegos Sánchez y me tuvo a sus 30 años. Fue maestra de secundaria de miles de señoritas a lo largo de su carrera y al mismo tiempo crio dos abogados y un Claretiano (mis hermanos y yo).


Este es el consejo que mi madre quiere compartir con las mamás cuyos hijos están considerando la vida religiosa y el sacerdocio: “Como madre, hay que apoyar a los hijos para quitarles los miedos. En cualquier lugar que vayan van a tener dificultades, pero los Claretianos son una gran comunidad. Ellos son como familia. No perdemos un hijo, sino que ganamos 3,000 hijos más. Además, no podemos apropiarnos del llamado que Diosito hace a nuestros hijos, sino que tenemos que nutrirlo.”


Yo puedo atestiguar que mi madre ha hecho esto conmigo, por eso doy gracias a Dios por el regalo de mi mami.


¡Feliz Día de las Madres, mami!


0 views