Deja que el Espíritu te guíe


Mi historia vocacional

Por el P. Tom McGann CMF


You can read this blog post in English here.


Al crecer en Filadelfia, desde los 5 años o antes, quería ser un sacerdote misionero franciscano. Mi madre tenía una foto de mí cuando era un bebé en los brazos de su capellán del ejército de la Segunda Guerra Mundial, un sacerdote franciscano y yo tenía su gorro puesto. En la escuela primaria cantaba en el coro de niños y comencé a ser monaguillo en la Misa en el tercer grado. En el octavo grado apliqué al seminario menor franciscano, pero mi párroco me dijo a mí y a mis padres que solo me permitiría ir al seminario diocesano. Salí de la rectoría llorando. Durante los siguientes 4 años asistía a una escuela secundaria diocesana y luego apliqué al Seminario San Carlos Borromeo para la universidad y la teología. Ordenado en mayo de 1976, me nombraron para una variedad de ministerios: sacerdote parroquial, capellán en la Escuela Preparatoria Little Flower [Pequeña Flor] para niñas, director del Centro Newman en la Universidad de Pennsylvania, capellán de hospital, pastoral juvenil, etc. En los primeros años de mi sacerdocio me involucraba mucho en asuntos cívicos, especialmente en las áreas de pobreza y tensiones raciales, y después de ser sacerdocio por 11 años participé en la desobediencia civil con Epiphany Plowshares [Las Rejas de Arado de la Epifanía].


Mi camino hacia los claretianos comenzó después de 20 años de sacerdocio. Amigos entre las Hermanas de San José me instaron a buscar una comunidad religiosa. Entonces, a fines de junio de 1995, participé en el Retiro Ignaciano de 30 días. Al final del retiro no tenía respuestas, pero mi director me aseguró que lo sabría en 6 meses. En enero de 1996 me despertó de mi sueño una voz que me decía “vete con los claretianos”. Dije: "¿Quiénes son los claretianos?" Escribí la palabra en una libreta de papel y me volví a dormir. Al día siguiente comencé mi camino para descubrir quién era este grupo.


Inicialmente llamé a la Oficina de Vocaciones de la Provincia Occidental, pero no me identifiqué como sacerdote. Me dijeron que llamara al P. Carl, el director de vocaciones de la Provincia Oriental. Acordó reunirse conmigo y me invitó a asistir a una reunión del Capítulo. Después de esta experiencia, decidí visitar a los claretianos en Chicago y luego hacer un Retiro Ignaciano de 8 días. Supuse que la visita me proporcionaría suficiente material para llevar al retiro y ayudarme en mi decisión. Sin embargo, debido a conflictos de programación, mi director me pidió que hiciera el retiro antes de ir a Chicago. Protesté que el retiro sería mi tomador de decisiones, pero el director prevaleció. Hice este retiro en noviembre de 1996 y, a través de las escrituras, el Señor me dirigió a aplicar a los claretianos. Le escribí al arzobispo pidiendo permiso para dejar la arquidiócesis e ir a los claretianos. Me tomó 2 años, pero finalmente, a fines de agosto de 1998, fui liberado para ir a Chicago, donde ingresé al noviciado.



Estoy en mi 44 año de ordenación y en mi 22 año como claretiano. Si me hubieran permitido perseguir mi sueño de ser franciscano, hoy no sería claretiano. Debemos dejar que el Espíritu nos guíe. Podemos sugerir, pero al final, deja que el Espíritu te guíe.


¿Sientes que el Espíritu te está llamando a ser parte de una comunidad religiosa? Nuestro Director Vocacional te puede acompañar en tu discernimiento. ¡Ponte en contacto con él hoy!

3 views0 comments

Recent Posts

See All