Al servicio de la misión


Mi testimonio vocacional a la vida misionera claretiana.

De Centroamérica a Canadá.

Por el P. Fernando Ferrera CMF


You can read this article in English here


Mi nombre es Fernando Ferrera CMF. Y soy originario de San Pedro Sula, Honduras. El inicio de mi vocación fue muy simple, sencillamente yo quería ser “misionero” y esto fue lo que marcó mi llamada vocacional. En mi vida como adolescente conocí a los claretianos a través de una pastoral juvenil bien estructurada y me admiró su estilo de vida y la vida comunitaria que ellos compartían. Es la vida comunitaria lo que me ha ayudado a caminar en mi vida ministerial apoyado y valorado por mis hermanos de comunidad.


En todo mi caminar vocacional me he sentido guiado por Dios, primero en mis años de seminario en Guatemala, adaptándome a vivir en un país diferente al mío y con seis culturas diferente en el mismo seminario. Esto me ayudó a poder vivir en comunidades multiculturales y multigeneracionales.


Un aspecto importante en mi vocación es el “estar abierto a la voluntad de Dios en mi vida” de modo que en todos estos años he visto que no he quedado defraudado por su amor y fidelidad para conmigo. En la vocación misionera es importante poner todos nuestros valores al servicio de la misión y algo que me ha ayudado mucho fue el haber aprendido a tocar guitarra y a ejecutar otros instrumentos de origen “andino” durante mi proceso de formación inicial. Actualmente esto me ha ayudado como un elemento de animación muy eficaz en los cantos litúrgicos.



El aspecto de la dimensión claretiana que más me ha influenciado en mi vida misionera es la dimensión eucarística. Es allí donde me encuentro con Cristo vivo y me encuentro con mi propia realidad. En la vida de Claret siempre me ha impactado su fidelidad y entrega devota en las funciones eucarísticas. Este elemento ha llenado y enriquecido toda mi vida misionera hasta el presente.



Comencé mi vida sacerdotal en la misión de Darién, Panamá entre la gente más pobre de ese país. Esto me ayudó a tener un trabajo positivo y humano con campesinos, personas migrantes e indígenas. Y es realmente cierto que “los pobres nos evangelizan”. Y luego en el año 1997 fui destinado a Costa Rica donde pude estudiar una maestría en Ciencias bíblicas. Esto me ha ayudado a diversificar mi servicio pastoral desde la Palabra de Dios, al estilo de Claret, que veía en las Escrituras sagradas un llamado a configurarnos con el Cristo misionero del Padre. Y ahora, desde hace más de 22 años en Canadá, trabajando con personas migrantes y todo tipo de comunidades. Doy gracias a Dios por la vocación recibida y porque he podido realizarme en mi apostolado y en las tareas misioneras que me han asignado.


Fernando Ferrera, CMF

Victoriaville, QC. CANADA



¿Quieres ser misionero? ¿Tienes un deseo de convivir con personas de diferentes culturas y generaciones? ¿Te llama la atención la vida comunitaria? Ponte en contacto con nuestro director vocational y él te puede acompañar en tu discernimiento.

12 views0 comments

Recent Posts

See All