Search

El Hermano Larry J. Moen recuerda 52 años como Hermano Claretiano


En los últimos años he tenido una actitud de reflexión pensando en mis 52 años como Hermano Claretiano.

Fue un disparo de Dios que paseando en bicicleta por el seminario me condujo a una dirección y un camino extraordinarios que resultaron en cinco décadas como hermano religioso. Siendo nativo de Los Ángeles, California, sirvo como capellán en el Centro Médico Presbiteriano de Hollywood y he sido capellán en la Cárcel Central de Los Ángeles por varios años. Podrías preguntarte por qué elegí ser hermano en vez de sacerdote. Cuando te llaman es algo a lo que debes responder. En el seminario vi muchos ejemplos de hermanos que oraban y que realmente me dieron un ejemplo. Eran personas humildes y me atrajo ese estilo de vida de oración y la humildad que tenían. Eran personas con los pies en la tierra.

Siendo Claretiano, aprendí que somos Servidores de la Palabra y que debemos salir y proclamar el evangelio a todas las personas. En nuestra historia, estoy tan orgulloso de nuestros hombres que salieron a ayudar a los migrantes, los más pobres y marginados de la sociedad. En el ardiente sol soportaron muchos sacrificios para proclamar la Palabra de Dios. Al principio no había muchos recursos, pero continuaron trabajando para la gente de DIOS.

He estado involucrado en la vida parroquial en el norte de California y trabajo en el ministerio de la cárcel en Los Ángeles. He tratado de estar del lado de los pobres y los que no tienen voz. Parte del ministerio es estar presente y ser un buen oyente es muy importante. El desafío más grande es probablemente mantenerme en la rutina y hacer lo que se debe hacer para seguir al Señor. Tengo que hacer lo mejor que pueda para no dejar que las cosas se resultan abrumadoras y tomar las cosas un día a la vez para asumir la tarea que tengo por delante.

Todos los Claretianos que he conocido me han animado a crecer y asumir riesgos para ser una persona integral, la persona integrada que todos deseamos ser. En la vida religiosa estamos llamados a ser plenamente humanos, esto implica una mayor capacidad de preocupación, de sufrimiento, de comprensión, de simpatía, y también de humor, de alegría, de apreciar las cosas buenas y bellas de la vida.

En el ministerio de la cárcel, cuando estás ayudando a personas que no tienen a nadie con quien hablar y con quien estar, y que están solas allí en la cárcel, puedes intentar demostrarles que alguien de la Iglesia se preocupa por ellos. También puedes estar allí para ayudarlos con sus adicciones y otros problemas para poder cambiar sus vidas. Puedes ayudarlos con sus conflictos en la vida y ayudarlos a encontrar un camino hacia el Señor.

En el ministerio hospitalario, un capellán debe estar presente para que los pacientes, los médicos y el personal sepan que siempre hay alguien para acompañarlos en sus trabajos difíciles. Como capellán, estamos allí para orar y abrir las Escrituras, para compartir con la gente del Centro Médico. Como hermano religioso, es un gran honor estar con personas enfermas en tiempos difíciles. También es un privilegio estar con una persona en el punto de la muerte y rezar a San José pidiendo una muerte feliz.

Muchas veces es una oportunidad para ayudar a las personas sin hogar y las personas solitarias a obtener algún tipo de dignidad y compasión mientras permanecen como pacientes en el Centro Médico.Como hombres religiosos estamos llamados a la comunidad. A veces esto puede ser desafiante, pero con la ayuda de Dios y un buen sentido del humor es factible.

Me gustaría alentar vocaciones a la hermandad religiosa, resaltarla y dejar que la gente vea quiénes somos. Somos una especie de secreto de la Iglesia...no hay muchos de nosotros. Así que quiero que la gente sepa que hay muchas maneras de servir a la Iglesia. Hay tantas oportunidades para servir al Señor como Hermano Claretiano. Una de las formas es ser un buen catequista, si tuviéramos hermanos que pudieran difundir la fe y dar conocimiento de la fe, ayudaría a la misión de la Iglesia. Mucha gente no entiende el don de su fe. Si sientes una llamada, habla con tu director espiritual o con un director de vocaciones para que te ayuden a discernir. Da el primer paso y arriésgate.

Necesitamos hombres enérgicos y entusiastas para ayudarnos a pasar las Buenas Nuevas del Señor y ser un verdadero seguidor de San Antonio Claret.

¿Podrías ser llamado a una vocación de servir al pueblo de Dios como misionero? Visita www.myclaret.org para conocer más y ponte en contacto con un director vocacional quien con mucho gusto te acompañará en tu camino de discernimiento.

#hermanoreligioso #servidoresdelaPalabra #marginados #plenamentohumano #acompañar #vidacomunitaria #misióndelaIglesia

7 views