Familia, fe y servicio: Los ingredientes de mi historia vocacional


Por el P. Thomas Thennadiyil, CMF


You can read this story in English here.




El descubrimiento de mi llamada a la vida religiosa comenzó en mi familia. Tuve la increíble bendición de nacer de padres que amaban a Dios, eran fieles a las tradiciones católicas, se amaban y amaban inmensamente a sus hijos. Yo fui el cuarto de seis hermanos. En ese entorno familiar, llegué a experimentar un Dios amoroso, y mis padres me inculcaron la convicción de que servir a Dios es la mayor aventura de la vida. El entorno en el que crecí también apoyaba mucho las vocaciones religiosas. La parte central de Kerala, el estado del sur de la India, donde crecí, es más del 80 por ciento católica. Cada milla o dos, hay una iglesia católica. La fe católica está muy viva. Los años de mi niñez tenían todo lo católico: asistir a Misas diarias con mi abuela, ser monaguillo desde cuarto grado cuando recibí mi Primera Comunión, participación activa en las organizaciones piadosas parroquiales para adolescentes, oraciones diarias y rosarios en casa, clases de catecismo y asistir a una escuela católica. Una vez mi maestra de segundo grado, una hermana religiosa, me preguntó qué quería ser cuando creciera. Mi respuesta instantánea fue: un sacerdote.


Bueno, la chispa y la inspiración vinieron desde el principio de mi familia y tradiciones. Sin embargo, al crecer en mi adolescencia y estar en la escuela preparatoria, necesitaba una razón personal, un significado y un propósito para decir 'sí' al gran desafío de la vida religiosa. Esa chispa vino nuevamente del ejemplo de servicio que mi madre había mostrado. Su fuerte fe, resistencia y voluntad de servicio siempre me inspiraron. Ella es ama de casa. Ella se ocupaba de todos los quehaceres del hogar, trabajaría en nuestra granja y atendería todas las necesidades de sus seis hijos. Luego se ofrecía como voluntaria para trabajar en la comunidad parroquial. Si alguien de nuestra familia extendida, como nuestros tíos, tías y primos ingresaran en el hospital, ella se ofrecería como voluntaria para atenderlos. No tenía que hacerlo, pero eso era significativo para ella. Así vivió ella su vida. Ella ha sido el ejemplo más hermoso de servicio entregado que he presenciado. En 1985, cuando estaba en el décimo grado y con todos mis hermanos todavía en las escuelas y universidades, a nuestro padre, el único miembro de la familia que ganaba dinero, le diagnosticaron tuberculosis en el cerebro. Vivió otros 29 años, pero estuvo confinado a la cama la mayor parte de esos años. Nuestra vida dio un vuelco. De repente, la pobreza y la falta de recursos nos afectaron mucho. Nuestra madre fue nuestra gracia. Tenía una energía insaciable. Se aseguró de que todos los niños recibiéramos una buena educación. Todos esos 29 años, cuidó muy bien de nuestro padre sin ayuda de nadie hasta 2014, cuando falleció. Además de todos esos quehaceres en casa, todavía tenía tiempo y energía para ser voluntaria y ayudar a otros.



En mi madre, fui testigo de la hermosa integración de la fe y el servicio. Quería seguir ese ejemplo. Me preguntaba: "¿Cómo podría mi vida ser útil y tener sentido para las personas necesitadas?" Llegó el anhelo de algo más profundo, espiritual y significativo. La vida religiosa fue la mejor respuesta a ese anhelo. Durante este tiempo, un sacerdote claretiano sirvió por un corto tiempo en nuestra iglesia, y el carisma claretiano me inspiró.


Mi vida como religioso profeso durante 30 años y como sacerdote durante 22, ha sido fascinante. Considero que mi llamado dentro del llamado es trabajar en la educación superior católica. Trabajar para los jóvenes, nutrir su futuro, enseñar e influir en sus vidas le da significado y plenitud a mi vocación religiosa. Creo que es la forma más eficaz de retribuir a la comunidad. No puedo agradecer lo suficiente a Dios por este llamado especial.




¿Has considerado si Dios te está llamando a este servicio profundo, espiritual y significativo? A nuestro director vocacional le encantaría acompañarte en tu discernimiento para tomar una decisión consciente. Ponte en contacto con él hoy.