Llevamos el fuego del Amor a todos los rincones del mundo

Updated: Sep 14

Mi historia vocacional

Por el P. Gaspar Masilamani CMF


You can read this article in English here.


Soy del sur de la India, un estado llamado Tamil Nadu. Mis padres y abuelos eran muy piadosos y temerosos de Dios. Soy el quinto de seis hijos en un hogar donde mis padres inculcaron el valor de la fe y la religión en nuestras vidas y corazones. Siempre rezábamos el rosario antes de la cena, y además de participar en la Eucaristía dominical, nuestra familia tomó parte activa en nuestra vida parroquial, lo que me animó a involucrarme en diferentes actividades y ser parte de las asociaciones piadosas de nuestra parroquia incluyendo ser monaguillo. Eso me dio mucha exposición e interés en la vida sacerdotal.


Por naturaleza, soy una persona amable y sensible a todo lo que sucede a mi alrededor. Como de costumbre, mis amigos y yo estábamos jugando en los terrenos de la iglesia en un recreo durante nuestra clase de religión en el 8vo grado. Uno de mis amigos tenía una herida en el dedo del pie derecho que exudaba mucho pus. Corrí a casa para conseguir un medicamento curativo porque vivíamos un poco cerca de la iglesia parroquial. Cuando regresé a la iglesia con la medicina, comencé a limpiar sus heridas con mis manos sin guantes, aplicándole la medicina. Algunos se burlaban de mí y huían como si estuviera haciendo algo tabú. Uno de mis amigos estuvo a mi lado, agradeciéndome y animándome por lo que estaba haciendo para ayudar a mi amigo. Más tarde, me dijo que si nos convertíamos en sacerdotes (incluido él), podríamos hacer mucho para ayudar a los pobres necesitados. Esa fue la segunda inspiración que recibí, además de la que había experimentado con mis padres. Solíamos hablar de esto extensamente cada vez que nos reuníamos. Me alegra compartir que también es un sacerdote que trabaja en el norte de la India.


A partir de entonces, continuamos hablando y discutiendo las diferentes formas y medios para ser útiles y efectivos para la sociedad, pero en particular, para los pobres y marginados. Honestamente, no conocía la diferencia entre un sacerdote diocesano y religioso (o de orden). Fue entonces cuando uno de los sacerdotes claretianos visitó el pueblo de mis abuelos que compartieron con él mi deseo de ser sacerdote. Al escuchar eso de mis abuelos, el sacerdote claretiano vino a nuestra ciudad a visitarnos a mí y a mis padres. Así conocí a los claretianos y a San Antonio María Claret. Con el tiempo, comencé a abrazar el espíritu misionero y las obras de Claret y así continué mi camino con los claretianos. Durante mis años de Teología, trabajé en el Centro de Lepra de los Hermanos Misioneros de la Caridad fundado por la entonces Madre Teresa de Calcuta (Santa Teresa de Calcuta). Ese fue otro momento de discernimiento y profundización de mi vocación.



Hice mi Seminario Menor y la Filosofía en Madurai, Tamil Nadu, el Noviciado en Bangalore, Karnataka y la Teología en Calcuta, Bengala Occidental. Los primeros tres años de mi ministerio sacerdotal fueron en Tamil Nadu: un año en la parroquia y dos años como facilitador vocacional. Luego me enviaron a Tanzania, África Oriental, como misionero pionero para fundar una comunidad claretiana allí. Trabajé allí durante diez años buenos en varias áreas para establecer la misión.


Luego me enviaron a Barcelona, España, para realizar mis estudios superiores. Durante cinco años, junto con mis estudios, trabajé con inmigrantes de África, con jóvenes, en el ministerio de la cárcel, etc. y luego regresé a la India como procurador de la misión, tratando de generar fondos para las actividades misioneras claretianas, durante un año y medio. Después de ese nombramiento, fui enviado para ser procurador general de la misión de nuestra congregación en Roma, Italia, donde trabajé durante cuatro años y medio. Luego me enviaron a Nueva York, donde trabajé como vicario parroquial y capellán en un hospital en White Plains, Nueva York. Un año después, fui asignado a nuestra misión en San Gabriel, Los Ángeles, como vicario parroquial, donde serví durante dos años. Durante los últimos cuatro años he estado sirviendo como párroco de la Iglesia del Sagrado Corazón en Springfield, Missouri, que es una comunidad de fe diversa de aproximadamente 60% hispanos, 40% anglos y una rica infusión de inmigrantes africanos con quienes puedo hablar y relacionarme porque tuve la suerte de haber vivido y trabajado en África y España.



Reflexiono sobre la generosidad y bondad de Dios para conmigo en todas estas experiencias ricas, a veces difíciles y desafiantes de la vida misionera, que me han ayudado a crecer en mi discipulado. He intentado, lo mejor que he podido, obedecer el llamado a la pastoral dondequiera que me enviaran. En todos los lugares a donde que me han enviado, he sido bendecido con el cumplimiento de mis sueños y he despertado a la responsabilidad de mi vocación de tender la mano a los necesitados, mientras experimento el don y el desafío de acompañar a los que están bajo mi cuidado como párroco y pastor. Este es un gran llamado que requiere mucha humildad y la voluntad de dar la vida por los que amas y por aquellos que han sido puestos a tu cuidado. Nuestro llamado bautismal y nuestra responsabilidad exigen que discernamos cómo Dios nos llama. Muchos laicos, sacerdotes, religiosos y religiosas responden a este llamado desde donde se encuentran y viven, que es una hermosa vocación. El carisma de los claretianos exige que vayamos a nuevos lugares y culturas y llevemos la llama del fuego del Amor a todos los rincones del mundo. ¡Siento una humilde gratitud por haber sido llamado a esta gran misión!



Considera tu llamado a la vocación y las experiencias ricas y de humildad en las cuales y en Quien te encontrarás en la mente, corazón, oídos, ojos y manos de Jesús mientras acompañas a los demás.



Si te gustaría ser acompañado mientras disciernes tu vocación, ponte en contacto con nuestro Director Vocacional hoy! Si conoces a algún hombre joven que está discerniendo su vocación, comparte este artículo con él.