El camino de mi vocación claretiana

Updated: Sep 14

El P. Mark Brummel, CMF

You can read this blog in English here.

Nací en Chicago en 1933 y fui el más joven de cuatro hijos. Crecí en la casa de mi familia en el vecindario de Beverly, me convertí en monaguillo en nuestra parroquia local de Cristo Rey y asistí a su escuela parroquial.


Luego seguí a mi hermano, Tom, al Seminario Menor de San Judas en Momence, Illinois, y luego pasé al noviciado claretiano y a otros estudios en California, como lo hizo mi hermano, Tom, antes que yo. Los seminarios florecían en aquellos días; nuestros padres nos animaban en nuestras vocaciones. Varios primos de nuestra familia extensa eran miembros de comunidades religiosas y nos sirvieron como buenos ejemplos.


Tom pasó a estudios avanzados y la ordenación en Roma mientras hice una transición a la Universidad Católica en Washington, D.C. Terminé mis estudios allí en filosofía, teología y biblioteconomía. Pasé mis primeros años como sacerdote sirviendo como maestro y bibliotecario en el Seminario de San Judas. Poco a poco, sin embargo, a medida que disminuía el número de seminaristas, los claretianos optaron por cerrar la escuela en 1970.


Luego fui nombrado al ministerio en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en el sur de Chicago, mientras también servía como codirector de la Liga San Judas / Publicaciones Claretianas en el centro de Chicago. Este puesto me ofreció muchas oportunidades para servir en una variedad de ministerios relacionados con la iglesia en nombre de los claretianos. Dentro de los ministerios internos de la Congregación, serví cuarenta años en el Consejo Provincial Claretiano con veinte de esos años como Tesorero Provincial.



Gran parte de mis responsabilidades oficiales se centraron en la administración, tanto en nombre de la Provincia como de la Liga de San Judas/Publicaciones Claretianas. Además, participé en el desarrollo de importantes proyectos claretianos. Serví como miembro de la junta directiva de varias organizaciones: La Escuela Nuestra Señora de Guadalupe, Associated Church Press, Chicago Presbyteral Council, Association of Chicago Priests, National Federation of Priests Councils, Centro de Justicia Eighth Day, United Neighborhood Organization, Claret Center of Spirituality, Claretian Associates/Villa Guadalupe Housing y el Centro de Salud Familiar de Chicago (anteriormente Centro Médico Claretiano).



Al reflexionar sobre mi vocación y mi vida en la comunidad claretiana, me inspiró el ejemplo de San Antonio Claret y reconocí mi llamado a evangelizar y proclamar la Buena Nueva de salvación desde la perspectiva de los pobres, necesitados e indefensos. Mi comunidad claretiana me ha animado en todos mis esfuerzos y me ha dado la libertad de llevar a cabo aquellas actividades que tocaron la vida de mis compañeros claretianos y las comunidades en las que servimos. Fui apoyado en esas iniciativas incluso cuando tenía poca experiencia práctica, pero sentía la necesita responder a las preocupaciones particulares de la comunidad. Con los años, otros claretianos se han involucrado en estas actividades y continúan compartiendo el compromiso claretiano con la justicia y la paz.


He aprendido lo importante que es para los claretianos confiar en los laicos que han trabajado con nosotros. Han asumido una mayor responsabilidad por la participación y el liderazgo, particularmente en nuestra pastoral juvenil. Seguimos siendo bendecidos con la visión y la sabiduría de muchos colaboradores laicos dedicados. Comparten generosamente con nosotros la visión de una Iglesia renovada después del Concilio Vaticano II.


Por ejemplo, en 1977, los claretianos vieron la necesidad de una mejor atención médica en el sur de Chicago y comenzaron un pequeño centro médico. Carmen Mendoza fue una de las primeras integrantes de la Junta Directiva y aportó al centro una amplia experiencia en atención médica. Carmen fue elegida para dirigir el Centro y reunió un excelente equipo de proveedores médicos para servir en esta comunidad muy necesitada. El Centro Médico Claretiano, que más tarde pasó a ser el Centro de Salud Familiar de Chicago (CFHC, por sus siglas en inglés), ahora presta servicios en seis sitios con un personal de 250 que atiende a más de 33,000 pacientes anualmente. He tenido el privilegio de continuar sirviendo en la Junta Directiva de CFHC y prestar mi apoyo para desarrollar la misión crítica de garantizar una atención médica de calidad como un derecho humano básico.


Finalmente, recuerdo el ejemplo del P. Sevy López, CMF, párroco de la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, cuando comencé mi ministerio en Chicago en 1970. El P. Sevy creció en el sur de Chicago. El P. Sevy sirvió como monaguillo y estuvo presente cuando la iglesia se dedicó en 1928. Siempre se presentó como un sacerdote que se identificaba totalmente con la gente. En una breve memoria escrita cuando tenía más de 80 años, el P. Sevy contó sobre las dificultades que enfrentó para convertirse en sacerdote y servir como claretiano. Recuerdo una homilía funeraria que el P. Sevy predicó sobre un feligrés en la iglesia poco antes de morir a la edad de 95 años. Se relacionó totalmente con la cultura y la crianza del fallecido y reflejó su aguda conciencia del valor y la dignidad de esa persona.


El Papa Francisco a menudo pregunta: “¿Cómo podemos ser un signo de esperanza? ¿Qué podemos hacer para animar la acogida del extranjero? El Papa Francisco señala que nos deberíamos dedicar a ser gente puente y hacer conexiones. Estamos llamados a unir a las personas, a tratarnos con amor y compasión, a reconocer que todos estamos juntos. Nos reta a aceptar esa misión universal: estar abiertos al Espíritu y proclamar la Buena Nueva de Jesucristo en palabra y acción.


¿Podrías ser llamado a una vocación de servir al pueblo de Dios como misionero? Visita www.myclaret.org para conocer más y ponte en contacto con un director vocacional quien con mucho gusto te acompañará en tu camino de discernimiento.